Classic Gaming: Super Sidekicks (Arcade – Neo Geo)

29 04 2010

Múltiples compañías de videojuegos se sumaron a la conga del arcade en su edad más prolífica y ventajosa. Los salones recreativos eran un hervidero que aunaba nerds, grandes adictos, jugadores casuales (término nuevo pero de longeva existencia), e incluso los típicos “macarras de recre”. Las salas de máquinas eran pobladas por toda la fauna posible, y no había compañía (no tenéis más que buscar por compañía en el emulador M.A.M.E.) que no hiciera un par de intentos para tratar de captar la atención del jugador hacia su mueble.

Por encima de este montón de empresas del ocio electrónico, había unas cuantas que, bien por su soberbio equipo, bien por sus recursos, o bien porque simplemente coincidieron una serie de cracks del diseño y la programación en sus filas, supieron poner tras sus sticks a legiones de jugadores que hacían cola para dejarse la cartera en las rojas ranuras que nos ofrecían pasar un buen rato en un ambiente donde solo cabía la diversión pura.

Capcom se llevó el gato al agua en un principio gracias al revolucionario y ultra-famoso Street Fighter II. En algunas salas, jugar a esta máquina suponía esperar una cola interminable, y siempre había un “máquina” que, ante un “rey de la pista”, desbancaba a todos los que osaban retarle, con lo cual la frustración era importante… pero también aumentaba aún más las ganas de jugar y convertirse en el crack de la sala de turno.

La recreativa de Capcom cegó a los jugadores de todo el mundo, compañía que además se apoyó en otros juegazos para estar en boca de todos, como el legendario Final Fight o el soberbio Punisher. Todas fueron recreativas de un nivel insuperable, que hicieron temblar a los demás fabricantes ante la demanda de estas placas, que además en tecnología se encontraban un paso por delante, con sprites gigantes, sonido de alta calidad, y animaciones (por entonces) de infarto.

Pero otro grupo de soñadores tuvieron en su mano, y la aprovecharon como nadie, la oportunidad de retar a la gran Capcom en un cara a cara de títulos hoy día inolvidables. Puros clásicos.

Volviendo a mi infancia como ya hice con Snow Bros, viene a mi mente, en ese pantallón oscurecido y con más mierda y ceniza que otra cosa, la imagen de un título de fútbol que suponía un alivio para los más cañeros frente a los que buscaban por encima de todo la simulación futbolística.

Ese juego, de ritmo frenético, casi de dibujos animados, con la música cañera conjugándose y mezclándose con los sonidos reventones del balón, ya fuera un tiro con todas las ganas o un pase en corto a 2 metros. Faltas agresivas por todos lados con un árbitro miope perdido, un público que sonaba a organillo roto, y por encima de todo chilenas, espuelas, remates imposibles, y un portero que, si no es Superman, poco le debe faltar. Tan ineludible como su dificultad, era su nivel de adicción, made in SNK, una de las pocas compañías capaces de hacerle ALGO de sombra a Capcom.


La creadora de Metal Slug, King of Fighters y otras maravillas, se atrevían con todos los géneros del momento, y durante unos años fueron máximo exponente en el amplio género de los deportes, dando frutos de enorme calidad como Street Hoop, Baseball Stars, Power Spikes, o la propia y seguramente más famosa saga que tenemos entre manos, Super Sidekicks.

Si bien a partir de la segunda entrega el juego pasó por un lavado de cara integral tanto en su aspecto como en su gameplay, la esencia del primer título seguía presenta, y la espectacularidad y velocidad de juego eran sus principales bazas. El primer Sidekicks era todo rato a la hora de encontrar huecos por donde colar un buen golazo, intentando eludir al todo poderoso guardameta, que como estáis sospechando, me tiene casi traumatizado. Vaya crack el tío.

Como casi todos los juegos de Arcade, el equipo contrario a partir del tercer partido era sencillamente un tramposo que se permitía toda clase de precisiones y goles por todos los lados que nuestro portero solo podía ver pasar. Era cabreante, sí, pero todos los juegos de máquina recreativa se asientan en la misma base: dificultad por las nubes y adicción más arriba aún. Eso garantiza que siempre quieras llegar un poco más lejos, y llegar a la final de este gran Super Sidekicks, icono junto a otra de las grandes obras del fútbol virtual como fue el maravilloso Tekhan World Cup, era sinónimo de genialidad, de asiduidad y por encima de todo de, como siempre, “saberse la máquina”.

No lo dejéis pasar. Una buena pachanguita al Sidekicks con un colega siempre es sinónimo de pique y risas. Juegazo.

Anuncios

Acciones

Information

One response

8 05 2010
classic-gaming-super-sidekicks-arcade-neo-geo : Sysmaya

[…] .Articulo Indexado en la Blogosfera de Sysmaya […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: